Solución de problemas en el patio de recreo: cómo manejar las disputas entre amigos

Para los niños que han pasado por situaciones complicadas durante la pandemia, en la que han pasado más tiempo encerrados en casa, y muchos de ellos confinados, volver a las actividades sociales regulares puede ser emocionante y divertido, pero también abrumador. Es posible que haya notado que su hijo tiene más disputas con sus amigos y peleas en el patio de recreo que antes de la pandemia. El conflicto es una parte normal de la infancia, pero eso no lo hace menos desagradable.

Causas comunes de las disputas entre amigos

¿Qué hay detrás de estas discusiones y peleas en el patio de recreo? Telemedical te explica las causas más comunes

  • Justicia: Los niños tienen un fuerte sentido de la justicia, lo que significa que pueden frustrarse fácilmente cuando algo no parece justo. Los problemas de equidad pueden incluir tomar turnos y compartir, así como seguir las reglas de un juego. Cuando se inventa el juego, las reglas comúnmente se rompen y pueden surgir conflictos.
  • Inclusión: Los niños a menudo se molestan cuando sienten que se los está dejando fuera de un juego. Esto puede suceder sin querer, con otros niños que no se dan cuenta de que quieren jugar, o puede ser parte de un patrón mayor de exclusión.
  • Romper la confianza: el conflicto en torno a romper la confianza ocurre cuando un niño le confía un secreto a un amigo, pero luego descubre que el amigo se lo ha revelado a otra persona. Este tipo de conflicto es más común entre niños mayores y preadolescentes.

Como podemos ayudar

Independientemente de la razón que haya detrás de las disputas y las peleas en el patio de recreo o en los juegos en la calle, estas estrategias pueden ayudarlo a usted y a su hijo a resolver los conflictos con calma y eficacia. Puede practicar cada uno de estos puntos en casa o en escenarios de juego parecidos a los del colegio para que su hijo sepa cómo reaccionar cuando éstas ocurran en situaciones reales.

    Nombra el sentimiento (no solo el problema). Ayudar a su hijo a nombrar y articular sus sentimientos puede contribuir en gran medida a la resolución de conflictos y prepararlo para el éxito en el futuro. En el caso de los niños mayores, puede ser útil usar una rueda de sentimientos para encontrar la solución al problema… Por otro lado, los niños más pequeños pueden responder mejor a una pregunta sobre si se sienten tristes o enojados porque es posible que todavía no tengan palabras para otras emociones. … Una vez que hayan nombrado sus sentimientos, recuerde validarlos primero: No todas las acciones son apropiadas, pero TODOS los sentimientos son válidos (p. ej., pegar no está bien, pero está bien sentirse enojado). Luego, pídales que expliquen exactamente cuál era el problema. Esto no solo les ayudará a tener claro lo que está pasando, sino que también te ayudará a ti, como adulto, a obtener suficiente información para ayudar.

    Usa frases con “yo”. Las declaraciones en primera persona son increíblemente útiles tanto para niños como para adultos porque ayudan a que el oyente se sienta menos a la defensiva y abren un diálogo para la resolución constructiva de problemas. Muéstrele enseñarle a su hijo el guion “Cuando sucedió __, me sentí ___. ¿Podemos ___?»

    Problema resuelto. Cuando todos los involucrados hayan identificado sus sentimientos, puede pasar a la etapa de resolución de problemas. Trate de evitar dar vueltas en torno a los sentimientos y avance hacia soluciones constructivas. Dependiendo de la edad de su hijo, es posible que tenga sus propias ideas sobre cómo resolver el problema, o es posible que deba brindarle más orientación. Siempre es útil dar varias sugerencias y dejar que su hijo y sus amigos tomen la decisión final; esto les dará poder para seguir adelante.

Puntos de conversación

Considere discutir estos puntos de conversación con su hijo para ayudarlo a aprender a reducir las situaciones tensas entre amigos o manejar los conflictos existentes de forma independiente.

    «Pareces molesto. ¿Te sientes triste, frustrado o enojado?”

    “¿Qué pasó en el patio de recreo? ¿Qué crees que deberías hacer para resolver el problema?”

    “Yo también me enojaría si mi amigo dijera que hice trampa en un juego, pero no lo hice. Todo el mundo se siente enojado a veces, y eso está bien. ¿Te gustaría seguir jugando o te gustaría tomar un descanso?

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar