¿Cuál es la mejor postura para dormir?

¿Cuál es la mejor postura para dormir?

¿Por qué es importante dormir?

Nuestro organismo necesita dormir, no sólo para descansar, sino también para poder llevar a cabo ciertas funciones que sólo ocurren cuando estamos en la cama. Dormir poco o tener un sueño de poca calidad puede hacer que nuestra salud se resienta. Si dormir es importante para la salud de los adultos, es vital para los niños, ya que es fundamental para que nuestro cuerpo segregue la hormona del crecimiento y para que el aprendizaje y la memoria funcionen correctamente.

La postura al dormir

Nuestra postura al dormir es muy importante para evitar dolores musculares y favorecer un sueño reparador. Cada día son más las opiniones autorizadas que vinculan las posiciones inadecuadas al dormir con el dolor crónico

Los especialistas tratan de esclarecer cual es la mejor postura para dormir. La mayoría de ellos coinciden en que no hay una postura ideal, ya que muchas personas tratan de acomodarse en la cama para evitar sentir molestias según la dolencia que padezca. Si que es cierto, que hay que evitar ciertas posturas que pueden ocasionarnos más inconvenientes que beneficios, como dolores de cuello o lumbares.

¿Existe la postura perfecta?

Como hemos comentado antes, no existe la postura perfecta, Nuestra columna está formada por vértebras que tienen unas curvaturas y “cojines” pensados para mantener la espalda lo más recta posible y repartir las tensiones propias de la postura que elijamos. Como norma general, la mejor postura será la que nos mantenga en un estado de reposo sin añadir tensiones a nuestros músculos y articulaciones.

Si se está sano, se debe seguir la tendencia de nuestro organismo a elegir la postura de forma instintiva. De hecho, durante la noche cambiamos frecuentemente de postura de forma inconsciente, aunque existe el consenso entre los profesionales de que las más aconsejables son decúbitos laterales (de lado) y decúbito supino (boca arriba)”.

La correcta elección de almohada y colchón, según la postura en la que se duerme y la anatomía de cada individuo, es importante para evitar dolor cervical o lumbar.

Dormir de lado

Según la mayoría de opiniones de especialistas, dormir de lado es la postura más saludable, dormir de costado evita los dolores cervicales y de espalda, disminuye los ronquidos, mejora la respiración y reduce el reflujo gastroesofágico.

También se recomienda esta postura para las embarazadas y preferiblemente del lado izquierdo, ya que impide que la vena cava se comprima y favorece la circulación de la placenta. En caso de lumbalgia, la posición fetal será la colocación más recomendada.

¿Cómo debe ser la almohada?

En esta postura, la almohada debe tener grosor determinado para que la cabeza permanezca alineada con los hombros y no se venza hacia ninguno de los dos. Si no es consistente, la cabeza puede caerse hacia el hombro de apoyo y generar molestias en la región cervical. El colchón debe tener firmeza para evitar que se hunda con el peso de la región pélvica, y que permita la alineación de las vértebras.

Es aconsejable colocar una almohada entre las rodillas para evitar que las lumbares se tensen al cruzar las piernas.

Hasta ahora, esta postura sólo tiene beneficios, pero existe un aspecto que hace que muchas personas intenten evitarla. Dormir de lado hace que tu rostro se llene de arrugas, y es que la fricción del rostro con la almohada puede aumentar las arrugas en ojos, pómulos y barbilla.

Dormir boca arriba

Es una de las posturas más naturales y la segunda entre la población para descansar. Previene el dolor de cuello y espalda, ya que la columna reposa recta y sin forzar. Además, debido a que el rostro no entra en contacto con la almohada minimiza las arrugas. A su vez, mantiene firme el pecho de la mujer.

En cuanto a la almohada, debe tener la altura suficiente para evitar que la cabeza se caiga hacia atrás pero sin que suponga borrar la concavidad posterior de la columna. Tanto el occipital como la curvatura cervical deben reposar sobre ésta, permaneciendo la cabeza alineada con los hombros y el tronco.

Su mayor inconveniente es que favorece los ronquidos y las apneas del sueño. En esta postura la lengua se desplaza hacia la faringe, obstruyendo el paso de aire.

Dormir boca abajo

Es la postura menos recomendada, ya que produce mucho estrés en la zona cervical, por la excesivo giro de nuestro cuello, afectando a músculos, articulaciones y nervios que salen de los diferentes niveles de la columna. Con esta postura se pueden sufrir tendinitis, lumbalgias, cervicalgias, etc. Si elegimos esta postura, la almohada debe ser de poco grosor para evitar estrés en la región del cuello y lumbar.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar